8 abril 2020

¿Es rentable comprar un coche procedente de renting? ¿Merece la pena?

El creciente sector económico de automóviles de renting ha propiciado un mercado donde se compran y venden coches de renting de segunda mano.

El renting ha experimentado un auge tanto por el ahorro que supone como sus cómodas y flexibles condiciones de contratación. Debido a este crecimiento, se han multiplicado el número de coches contratados bajo este modelo. Y de igual modo, tanto para el cliente que ha firmado ese contrato como para otro potencial usuario, se le presenta la oportunidad de comprar este tipo de coches en propiedad, teniendo una segunda vida tras el renting.

Surge aquí el debate: ¿hasta qué punto es rentable comprar un coche de renting? ¿Merece la pena adquirir un vehículo que funcionaba a través de ese modelo de contratación?  Hay muchos factores a los que atender para plantear la rentabilidad de la operación.

¿Es rentable comprar un coche de segunda mano procedente de renting?

Por lo general, los vehículos procedentes de renting cuentan con un cuidado extra, ya que su contratación implica cumplir una serie de condiciones. Entre otras características, los contratos de coches de renting estipulan un límite de kilometraje anual, que garantiza que los componentes de los vehículos no han sido utilizados en exceso.

La limitación del kilometraje anual supone un factor muy importante, porque se traduce como una garantía frente a otro tipo de vehículo de segunda mano, donde no se sabe a ciencia cierta si los elementos del vehículo sufren un desgaste pronunciado.

VER OFERTAS RENTING

Otro detalle muy importante es que los vehículos de renting proceden en gran medida a empresas que se han encargado de elegir personalmente los talleres de mantenimiento. Esto supone que muy probablemente el coche haya recibido todo tipo de revisiones periódicas para garantizar su correcto funcionamiento.

En algunos casos no se podrán encontrar grandes diferencias entre un coche de segunda mano procedente de renting a otro recién salido de la fábrica, gracias a un mantenimiento continuado.

Qué detalles son importantes en un coche de renting de ocasión

Antes de comprar un coche de renting de segundo mano, debemos atender a unas series de características para valorar seriamente si nos compensa su adquisición.

Kilometraje

Como comentamos anteriormente, este es uno de los detalles primordiales y que estará perfectamente tasado en el caso de los coches procedentes de renting. Ya que un mayor número de kilómetros supone más desgaste del vehículo, la premisa básica es que el coche de renting de ocasión debe ser más barato cuanto más kilómetros tenga.

Historial técnico

Una de las grande ventajas de comprar un coche de renting de segunda mano frente a otros vehículos, es que se lleva un registro exhaustivo de su paso por los tallares mecánicos. De este modo, se puede acceder fácilmente y de manera real si ha tenido averías en el pasado y determinar su nivel de gravedad o frecuencia.

Antigüedad del modelo

Al igual que en la compra de cualquier otro coche de segunda mano, este factor influye para evaluar el desgaste u obsolescencia de prestaciones tecnológicas que puede tener el modelo. En el caso de los vehículos de renting de ocasión, tenemos la ventaja de poder consultar por cuantos usuarios ha pasado y por lo general los modelos de renting mucho más modernos que la media del mercado de coches de segunda mano.

La vida útil de un coche de renting. Cuidados al detalle

La clave fundamental que debemos sacar en limpio es que los coches de renting, tanto de segunda mano como para ser contratados bajo este modelo, están sometidos a frecuentes y estrictas puestas a punto. De hecho, los vehículos de renting tienen una duración medio alrededor de dos a cinco años, para garantizar a sus clientes el estado óptimo del coche.

Por tanto, un coche de renting de segunda mano, mantenido con cuidados, puede que tenga una vida útil entre ocho y diez años, sin necesitar mayor mantenimiento que la revisión obligatoria de la ITV.

Resulta aconsejable comprar coches de renting de ocasión frente a los del alquiler de vehículos, ya que por lo general el número de conductores por el que ha pasado el coche es mucho más reducido. Las empresas de renting están obligadas a elaborar informes donde se recojan todos los datos relativos al coche y al uso que ha tenido durante el ejercicio del renting.

La evolución en la compra de coches de ocasión

En los últimos años la tendencia en el mercado de vehículos se ha inclinado a la compra de coches de segunda mano frente a los vehículos de estreno. Esto se debe fundamentalmente a la posibilidad de ahorrar en el precio, y en particular a las posibilidades de que esté en unas condiciones tan perfectas como las de un vehículo recién salido de la fábrica.

Este es el caso de los coches procedentes del renting, como hemos señalado anteriormente. La obligación legal de las empresas de llevar un registro y presentar documentos que aseguren el estado óptimo del vehículo, supone una garantía de que el coche se encuentre perfectamente. En el caso de la compra de coches de segunda mano entre particulares, en muchas ocasiones solo podemos fiarnos de la honradez del vendedor sin más garantías, lo que puede derivar en futuros inconvenientes.

Independientemente de casos particulares y excepciones, tanto la contratación de coches de renting, así como la compra de vehículos de renting de ocasión supone una excelente alternativa. Podrás disfrutar con toda la seguridad y confianza de un vehículo en perfecto estado y con muchas ventajas con respecto a otras alternativas más tradicionales.

Si quieres disfrutar de un gran ahorro, de modelos automovilísticos con las últimas novedades tecnológicas y con un mantenimiento impecable, los coches de renting te ofrecen la mejor solución sumando todos estos factores.

VER OFERTAS RENTING

Publicaciones relacionadas

Elige tu coche nuevo

Las mejores ofertas de renting
Ver ofertas